50 Imprescindibles de París

portada imprescindibles paris

París no necesita presentaciones. Todo el mundo la conoce. Como la "Ciudad del amor", la "Ciudad de la luz", la "Ciudad de la moda". Y quien la ha visitado la ama, y sueña con volver.

París es una de las ciudades más visitadas del mundo y es fácil reconocer las principales atracciones turísticas de la ciudad. Pero también esconde pequeños tesoros, parques, tiendecitas, bistrots y callejuelas. 

Te traemos una recopilación de las 50 cosas que no puedes perderte de París. ¿Te parecen muchas? Seguro que cuando vuelvas te quedarás con ganas de más.

  1. Pasear por sus calles. Pasear mucho. París tiene rincones maravillosos que descubrir a cada paso. Sobretodo recomendamos perderse por las sinuosas calles de Montmartre, el barrio con más cuestas de la ciudad, cuna de artistas. Y si eres fan de Amélie tienes parada obligatoria en el Café des Deux Moulins, donde la protagonista trabajaba de camarera. Montmartre parece sacado de un cuento, lleno de molinos y fachadas cubiertas de parras y vides. Visita obligada.
    Montmatre

     

  2. Como no, tienes que subir a la Torre Eiffel. Monumento icono de la ciudad ofrece una de las mejores vistas panorámicas de París.
  3. Después de subir a la Torre Eiffel te recomendamos reponer fuerzas haciendo un picnic al estilo parisino en el verde Champs de Mars, con una botella de vino y unos buenos quesos. No hay mejores vistas de la aguja de París.
  4. Una de las mejores fotos de los Jardins du Trocadéro, el Sena y la Torre Eiffel la obtendrás desde el Palais de Chaillot, que alberga la Cité de l'Architecture et du Patrimoine, el Musée de la Marine y el Musée de l'Homme.
  5. Sorprenderse (para bien o para mal) con la Gioconda, la Venus de Milo, los tesoros egipcios y las pirámides del Louvre
  6. Sobrecogerse en alguno de los maravillosos cementerios de París. El más visitado del mundo es el de Père Lachaise que con sus 44 Ha de calles repletas de tumbas alberga los restos de "huéspedes" tan destacados como Molière, Édith Piaf, Jim Morrison, Oscar Wilde o Chopin.
    Cementerio de Père Lachais

     

  7. Subir a la noria de la Place de la Concorde que ofrece vistas de la Torre Eiffel, el Sena y los Campos Elíseos, así como del gran obelisco de granito rosa de 3300 años de antigüedad, regalo de Egipto.
  8. Antes de dejar la Place de la Concorde puedes sentarte en los bancos centrales del Musée de l'Orangerie para disfrutar de la serie impresionista Decorations des Nymphéas (Nenúfares) de Monet. 
  9. Comerte un croisant recién hecho, un Pain au Chocolat y unos crepês (pero no todo de golpe).
  10. Deleitarse con el exterior y el interior de la Ópera Garnier.
  11. Llegar hasta el mismo corazón de París, a la Île de la Cité y la Île St. Louis. Sentarse en uno de los bancos del interior de Notre Dame y admirar alguno de los impresionantes rosetones de la catedral. Coge fuerzas para subir los 400 peldaños que hay hasta llegar a la cima de las Tours de Notre Dame para poder ver a las gárgolas más famosas vigías de la ciudad.
  12. Subir hasta la azotea de las Galeries Lafayette y disfrutar de la enorme cúpula de vidrio de más de un siglo de antigüedad.
  13. Descubrir joyas ocultas (de primera o segunda mano) en las estanterías de Shakespeare & Company, toda una leyenda entre los libreros a orillas del Sena.
  14. Disfrutar de un espectáculo de cabaret.
  15. Coger un tren e ir hasta Versalles. Mientras paseas por los enormes jardines del Château puedes imaginarte en la corte de Luis XVI. El palacio cierra los lunes.
    Jardines del Château de Versaille

     

  16. Reserva una hora de tu tiempo para descifrar los secretos ocultos en la escena del Infierno de Dante que Rodin esculpió en "Las puertas del Infierno"
  17. Probar los macarons de la Maison Georges Larnicol, en la Rue Saint-Séverin.
  18. Navegar por el Sena, y si lo puedes hacer de noche mejor que mejor. La ciudad parece otra y en tu álbum no pueden faltar fotos de la Torre Eiffel iluminada. 
    La Torre Eiffel de noche

     

  19. Subir hasta el Sacré-Coeur, en funicular o andando, dependiendo de las ganas y las fuerzas que te queden.
  20. Degustar los platos típicos de la cocina francesa en algún bistró de moda de la ciudad. No puedes perderte el pato a l'orange, la fondue, la soupe de l'oignon o el coq au vin. Todo acompañado de un buen vino.
  21. Visitar la tumba de Napoleón I en la Église du Dôme y pasear por los patios del Hôtel des Invalides.
  22. Cruzar el puente de Alexandre III, uno de los más bonitos de los más de 30 puentes que conectan las dos orillas del rio.
  23. Dar un tranquilo paseo por la Île aux Cygnes, isla artificial al final de la cual se alza una réplica de la estatua de la Libertad, inaugurada en 1889.
  24. Subir al Arco del Triunfo, monumento que rivaliza en cuanto a popularidad con la Torre Eiffel. Desde lo alto pueden distinguirse claramente la docena de avenidas que nacen de la rotonda de la Étoile y el tráfico incesante y caótico que lo rodean.
    Vista del Louvre desde el Arco del Triunfo

     

  25. La más famosa de las avenidas que emanan del Arco del Triunfo es sin duda la de los Campos Elíseos, flanqueada a ambos lados por tiendas de lujo. Si el viajero tiene economía suficiente puede parar a hacer compras en el Triangle d'Or que donde se encuentran tiendas de alta costura como Chanel, Christian Dior, Commes des garçones, Hermès, Givenchy...
  26. No te preocupes si no puedes ir de compras por el Triángulo de Oro. También son una maravilla el Grand y el Petit Palais, situados al final de la gran avenida de los Campos Elíseos, construidos para la Exposición Universal de 1900. 
  27. Pasear por los passages couverts (galerías comerciales) de la orilla derecha de la ciudad. Descubrirás pasages como la Galerie Vivienne, el Passage des Panoramas o el de Jouffroy.
  28. Sentarse en alguna de las terrazas de París. La mayoría de los cafés, bistrots o bares tienen terrazas que a pesar del mal tiempo que suele hacer en la ciudad, rebosan de gente. Cuando los parisinos salen de trabajar se abarrotan de grupos de amigos y parejas que comparten un vino antes de volver a casa. Lo más característico es que todas ellas tienen las sillas mirando hacia la calle. Así que sentarse en una te asegura una vistas magníficas del bullicio y los transeúntes de la ciudad.
  29. Visitar el famoso Centre Pompidou y Marais, uno de los barrios más animados de París.
  30. El Musée dÒrsay es otra maravilla arquitectónica a los pies del Sena. Una antigua estación de trenes art noveau reconvertida en museo y que acoge obras mundialmente conocidas.
  31. Al llegar a la Place de la Bastille tendrás que cerrar los ojos para imaginarte como era la prisión de la que ya no queda ni rastro y que cuya toma desencadenó la Revolución francesa. En su lugar encontrarás una columna de bronce y una animada rotonda.
  32. Hacerse una foto con los pies sobre el Point Zéro de París, situado en la Place du Parvis Notre Dame. Tendrás que surcar entre los turistas para verlo.
  33. Sellar tu amor poniendo un candado en la Place de Pont Neuf, el puente más antiguo de París. 
    Candados en la plaza del Pont Neuf

     

  34. Cruzar el Barrio Latino, corazón universitário de París y hogar de la Sorbona, hasta llegar al Panthéon. Desde lejos verás su punta neoclásica, lugar de descanso de grandes pensadores como Voltaire, Rousseau, Braille y Hugo. Si te interesa la ciencia podrás admirar el Péndulo de Focault, que en su momento demostró el movimiento de la tierra por cuartos.
  35. Si vas con niños, les encatará empujar un bonito barco de madera de la década de 1920 en la fuente octogonal del Jardin de Luxembourg. Este es otro de los preciosos parques de laciudad, perfecto para descansar, hacer un picnic o jugar un rato al baloncesto. Las entrañables marionetas del Théâtre du Luxembourg son otras indispensables del jardín.
    Barquitos de madera en el estanque del Jardin du Luxembourg

     

  36. París tiene muchas perspectivas aéreas diferentes y las vistas desde la Tour Montparnasse es una de ellas. Podrás subir sus 210 metros de altura en el ascensor más rápido de Europa en apenas 38 segundos. Una vez arriba podrás disfrutar de las vistas de París sin este feo edificio de acero de fondo, que desentona entre la exquisita arquitectura de la ciudad. 
  37. Tanto si viajas en familia, sólo o en pareja seguro que disfrutarás como un niño en DisneyLand París o Futuroscope. Otra de las actividades estrella de la ciudad son estos dos parques de atracciones que ofrecen diversión a grandes y pequeños. 
  38. Si tu visita coincide en domingo no puedes perderte la Rue Daguerre, una estrecha calle que se encuentra detrás del Cimitière du Montparnasse llena de floristerías, formageries, boulangeries y verdulerias, que los domingos por la mañana sacan sus mostradores a la calle. 
  39. Si te va un poco lo macabro tienes otra visita obligada a Les Catacombes, llenas de túneles subterráneos repletos de huesos y calaveras.
  40. A los parisinos les encantan los mercados. No son sólo lugar de abastecimiento, sino también lugares de encuentro de todo el barrio. Tienes mucho donde elegir pero el Marché Bastille y el marché aux Enfants Rouges son de los mejores y más animados de la ciudad. 
  41. Otro de los indispensables si visitas parís es hacerte fotos en la puerta del archi famoso Moulin Rouge.  Y si puedes permitírtelo, disfrutar de su espectáculo de cabaret. A pesar de no ser el mejor de los que se encuentran por la ciudad, poder asistir a este mítico cabaret bien merece la pena.
    El gran Moulin Rouge

     

  42. Hacer un curso de cocina o una cata de vino. Da igual tu nivel inicial, podrás encontrar escuelas y sesiones de degustación tanto para principiantes como para entendidos.
  43. Darle un buen pellizco a una recién horneada baguette.
  44. Si te va la marcha no puedes irte de parís sin disfrutar de su vida nocturna. Encontrarás multitud de locales de moda y mucha información en París Nightlife.
  45. Deleitarse al escuchar hablar en francés
  46. Disfrutar del arte callejero. Desde músicos, pintores, o mimos y patinadores. París tiene arte en cada rincón y artistas que muestran su arte en cualquier callejuela. Párate y disfruta de ellos. Algunos son toda una delicia.
  47. Pedalear. También tienes la opción de recorrer la ciudad en bici. Además de ahorrarte tiempo volverás de París con algunos kilos menos (siempre que no abuses de las boulangeries).
  48. Descansar sobre el verde de cualquiera de sus parques. Otra de las actividades favoritas de los parisinos es tumbarse sobre el césped para disfrutar de un buen picnic o simplemente descansar. 
  49. Descubrir la Torre Eiffel a cada paso. Casi desde cualquier punto de la ciudad podrás otear la punta de la torre más famosa de París. 
  50. Enamorarse. Enamorarse a cada paso de la ciudad. Y enamorarse (más si cabe) de tu compañero/a de viaje. Por algo París se ha ganado el apelativo de "Ciudad del amor"!

Estos son nuestros imprescindibles, pero 50 se queda corto para la cantidad de cosas que ver y hacer en París. Si hay algo más que añadir esperamos tus comentarios.

* Y recuerda que tienes 35€ GRATIS para reservar tu apartamento AirBnB y poder disfrutar de París como nunca

Suscríbete y no te pierdas nada

Si te ha gustado comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *